25 may. 2018

¡Qué claro eres Señor Jesús!

«Pero al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.

De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre».

«Si uno repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

(Evangelio según San Marcos, 10,6-12)



Y aún así andan tus supuestos apóstoles del siglo XXI pregonando sandeces mundanas....


Menos mal, Señor, que los pocos que quedan los estás santificando a pasos agigantados...


Bendita, adorada y escuchada sea siempre tu Santa y Divina Palabra. Amén. 

21 may. 2018

Santa María, Madre de la Iglesia



Hoy celebramos por primera vez la memoria de la fiesta de María, Madre de la iglesia.
Y es que todos los misterios de Cristo nos llegan de la mano de la Inmaculada.
¡Madre de la iglesia de Jesucristo, ruega por nosotros!


20 may. 2018

Pentecostés 2018






Espíritu Santo de Jesucristo y de Dios Padre,
ven a mí, como el rico se acerca al pobre, para darle una limosna
más mi alma precisa de toda tu Persona Divina,
necesito que vivas siempre en mí,
moviéndome hacia el Bien
impulsándome hacia Arriba,
hacia las cosas del Cielo que al Señor tanto le agradan.
Mi tendencia al pecado, querido y Santo Espíritu de Dios,
es tan grande todavía....
Amado y respetado Espíritu Santo,
aún recuerdo tus toques,
cuando de joven andaba hacia la Casa de Dios,
y con júbilo cantaba y vibraba con las cosas del Cielo,
por ello, porque te he gustado y soy tan pobre,
sobrenaturalmente hablando,
te ruego hoy que me bendigas con tu Aire,
tu Brisa, tu Agua y tu Viento,
que llenen mis pulmones y mi alma de Tí,
y ahuyenten mi pecado para siempre.
aquí me tienes, creo y confío en Tí, y espero en Tu Piedad,
con Mamá María como Señora y Maestra,
Esposa tuya fiel y pura.
Amén.

18 may. 2018

Tríduo al Espíritu Santo de Dios







EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO.
Amén.

ORACION PARA TODOS LOS DIAS

¡Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor!

Oh, Dios, que con la luz del Espíritu Santo iluminas los corazones de tus fieles, concédenos que guiados por el mismo Espíritu, disfrutemos de lo que es recto y gocemos con su consuelo celestial.
Amén.


ORACION DEL PRIMER DIA

Ven, Espíritu Santo, por tu don de Sabiduría, concédenos la gracia de apreciar y estimar los bienes del cielo y muéstranos los medios para alcanzarlos.

Ven, Espíritu Santo, por tu don de Entendimiento, ilumina nuestras mentes respecto a los misterios de la salvación, para que podamos comprenderlos perfectamente y abrazarlos con fervor.

Gloria al Padre…

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Padre de misericordia y de bondad, que nos has enviado al Espíritu Santo para que desde el fondo de nuestros corazones, eleve nuestra plegaria final hacia Ti, te pedimos que intensifiques en nosotros la devoción al Espíritu Santo, que seamos dóciles a sus divinas inspiraciones y a su prodigiosa acción.

Te lo pedimos por amor a Cristo, que vive y reina Contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Amén

(inspirado en el triduo publicado en www.santavirgenmaria.com)

17 may. 2018

Inhabitación de la Santísima Trinidad en el alma del cristiano






En la alegría y en el dolor, el Padre y el Hijo divinos con su Santo Espíritu habitan tu alma, tu corazón, tu centro más profundo, ya que tú crees en Jesucristo y vives para agradarle.
Hazte consciente de que estés donde estés, hagas lo que hagas, tú vives en Dios y Dios en ti, por el Amor que os une.

Es tan fuerte y real este lazo que tan solo con la fe se puede creer y vivir.
Sin fe no hay vida eterna.
Si crees en Jesús y procuras vivir conforme a sus enseñanzas, hazte también cada dia consciente de que en Dios vives y te mueves, eres hijo en el Hijo único de Dios, y por ello heredero de esa vida en plenitud y gozo que Jesucristo te anuncia

Hagámonos conscientes de la maravillosa inhabitación de los divinos 3 y hablemos habitualmente con ellos, y aún mejor, pongámonos a la escucha. Saben perfectamente como hacerse entender.


16 may. 2018

En las dificultades y el dolor






 ¡Jesús en Ti confío!

14 may. 2018

13 may. 2018

Virgen de Fátima






Nuestra Señora, en Fátima, nos recomendó hacer penitencia por nuestros pecados y cultivar una vida de oración y obediencia a la ley de Dios, manifestada en su amado Hijo Jesucristo.
Resuena en el mensaje de la Virgen, la voz de San Juan Bautista que nos dice: ¡Arrepentíos de vuestros pecados, y creed en la Buena Nueva!

Penitencia y oración, en definitiva.

Dos Remedios que nuestra buena Madre del cielo nos invita a vivir e incorporar en nuestra vidas diarias. Procuremos hacerle caso, apartándonos con decisión de todo pecado mortal, esforcémonos con la gracia de Cristo, en vencer la tendencia al pecado venial, y luchemos apoyados en una vida de oración frecuente, diaria, por vivir esa vida nueva que su Espíritu Santo nos inspira y concede.
Que así sea, con la gracia de Dios.
 

12 may. 2018

El Evangelio del domingo

Conclusión del santo evangelio según san Marcos 16,15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los once y les dijo:
«ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».
Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos se fueron a predicar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban."

Palabra del Señor.


Si somos verdaderos discípulos de Jesucristo, ¿por qué en la actualidad, ninguno de nosotros muestra estos signos que el Señor nos aseguró que nos acompañarían?
En mi humilde opinión, nuestra fe en Jesucristo deja mucho que desear.
Reconozcamoslo con corazón contrito ante el Señor, sus palabras no se cumplen en mí, en tí, en la mayoría, porque no creemos tal y como Jesucristo lo espera de cada uno.

Pidamos, por lo tanto, esa fe que se requiere para que Su Palabra y Sus Signos puedan darse en todos y cada uno de nosotros, tal y como Él lo dijo, para mayor gloria de Dios y bien de las almas


11 may. 2018

Sagrado Corazón de Jesús






32. Así que María llegó a donde Jesús estaba, viéndole, se echó a sus pies, diciendo: Señor, si hubieras estado aquí, no hubiera muerto mi hermano.
33. Viéndola Jesús llorar, y que lloraban también los judíos que venían con ella, se conmovió hondamente y se turbó,
34. y dijo: ¿Dónde le habéis puesto? Dijéronle: Señor, ven y ve.
35. Lloró Jesús,
36. y los judíos decían: ¡Cómo le amaba! 

(Santo Evangelio según San Juan, 11,32-36)



Ese Corazón tuyo, Señor, que se conmueve hondamente y se turba ante el dolor de unos amigos del alma...¡cómo me gusta! ¡Cómo me inspira! Y lloraste, sabiendo como sabías que ibas a resucitarlo en cuestión de minutos... Pero quizás estabas sensible porque veías lo que se te venía encima y sentiste doblemente la pena por el dolor y la muerte de tu querido amigo, sentiste a la manera humana no haber estado en sus momentos finales... y es que aunque la razón sepa lo que conviene más, el corazón - cuando se tiene - padece con el padecimiento de aquellos a los que ama.

¡Gracias, Señor Jesús, por ser un varón sensible, capaz de hacer como propio el dolor de tus amigos hasta el punto de llorar con los que lloran! Gracias, Señor de señores, Dios de Dios todopoderoso, Luz de Luz divina, hecha verdaderamente hombre, salvo en el pecado.

¡Gloria a Tí por los siglos eternos!
Amén.

10 may. 2018

Invocaciones y desagravio al Espíritu Santo

 





LETANIAS AL ESPIRITU SANTO

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial ten piedad de nosotros,
Dios hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros,
Espíritu Santo que procedes del Padre y del Hijo ten piedad de nosotros

Espíritu del Señor, Dios de Israel, ¡alabanza y honor a Tí!
 

Espíritu que posees todo poder, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu, fuente de todo bien,¡ alabanza y honor a Tí!

Espíritu que embelleces los cielos, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de sabiduría e inteligencia, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de consejo, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de fortaleza, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de ciencia, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de piedad, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de temor del Señor,¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu, inspirador de los santos, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu prometido y donado por el Padre, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de gracia y de misericordia, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu suave y benigno, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de salud y de gozo, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de fe y de fervor, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de paz, alabanza y honor a Tí!

Espíritu de consolación, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de santificación, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu de bondad y benignidad, ¡alabanza y honor a Tí!

Espíritu, suma de todas las gracias, ¡alabanza y honor a Tí!

Cordero de Dios Que quitas los pecados del mundo.
Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo.
Escúchanos Señor.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo.
Ten piedad de nosotros.


Ven, ¡oh Santo Espíritu!, llena los corazones de tus fieles y
enciende en ellos el fuego de tu amor.

V. Envía tu espíritu y todo será creado.

R. Y se renovará la faz de la tierra.

Oremos

¡Oh Dios!, que habéis instruido los corazones de los fieles con la luz del Espíritu Santo, concedednos, según el mismo Espíritu, conocer las cosas rectas
y gozar siempre de sus divinos consuelos.

Por Jesucristo, Señor nuestro.

R. Amén.






¡Ven Espíritu Divino!

 Ven, Espíritu Divino
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.

Santo Evangelio según San Juan, 8, 31-32

 


31. Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si permanecéis en mi palabra, seréis en verdad discípulos míos,
32. y conoceréis la verdad, y la verdad os liberará. 


Permanecer en tu palabra...
Deberíamos a diario leer y releer, meditar y reflexionar sobre tu palabra, pidiendo luz al Espíritu Santo que no es un desastre como dicen algunos, sino Orden, Sabiduría y Poder de Dios. Sensatez, Luz de Dios y Santidad. ¿Quién se atreve a llamar desastre a Aquel por medio del cual todo se hizo,
Aquel que nos da vida y ordena nuestro propio ser, destrozado por el pecado,
Aquél que con su poder divino recompone nuestra unidad interior, rota por nuestro pecado?

Permanecer en tu palabra...
oh sí, Señor, permanecer en ella y vivir de ella, adorarla con toda el alma, porque salió de tus benditos labios; acunarla en el corazón, con delicadeza, ternura y solicitud.

Entonces comenzaremos a ser verdaderos discípulos tuyos. Seremos capaces de colocar cada realidad en su sitio preciso, y no nos dejaremos irritar por acontecimientos que pretenden desmoronar tu Iglesia.

Conoceréis la verdad y la verdad os liberará.
Amén, Señor Jesús, amén, amén.

9 may. 2018

" Sé de dónde vengo y a donde voy"

13. Dijéronle, pues, los fariseos: Tú das testimonio de ti mismo, y tu testimonio no es verdadero.
14. Respondió Jesús y dijo: Aunque yo dé testimonio de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde vengo y adonde voy, mientras que vosotros no sabéis de dónde vengo o adonde voy.
15. Vosotros juzgáis según la carne; yo no juzgo a nadie;"
16. y si juzgo, mi juicio es verdadero, porque no estoy solo, sino yo y el Padre, que me ha enviado.
17. En vuestra Ley está escrito que el testimonio de dos es verdadero.
18. Yo soy el que da testimonio de mi mismo, y el Padre, que me ha enviado, da testimonio de mí.
19. Pero ellos le decían: ¿Dónde está tu Padre? Respondió Jesús: Ni a mí me conocéis ni a mi Padre; si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre." 

(Santo Evangelio según San Juan, 8, 13-19)


 Al que juzga según la carne, le es imposible comprender las cosas del espíritu, pues tan solo vive la dimensión material y sensual de la vida humana y se cierra a sí mismo, por terquedad, a la posibilidad de otra ley que no sea la de un cuerpo que tira hacia la tierra y busca su bienestar en esta vida mortal, sin aspirar a nada más.

Por eso no lograban, nisiquiera querían, comprender al Señor.

Es impresionante pensar que tenían ante sí al Creador y Salvador del género humano, y no lo veían, no eran capaces de vislumbrar la más mínima chispa de Luz en Aquel que es Luz de Luz, Dios de Dios.

Y por lo tanto no lograron comprender aquello que el Señor les decía: No estoy solo, sino Yo y el Padre que me ha enviado.

Esto nos abre un universo nuevo: el de la vida intratrinitaria, que aún siendo hombre verdadero, Jesucristo seguía siendo Dios verdadero y por lo tanto siempre, siempre estaba con su Padre en clima de Amor infinito.

Un Misterio infinito, pero no insondable, porque la Gracia de Jesucristo, que nos llama y capacita para ser hijos en el Hijo, también nos introduce en esa vivencia maravillosa de Amor divino entre los 3 y el 1.

Allí donde está Jesús, está el Padre Eterno y el Santo Espíritu de Amor.

Esta realidad sublime ya era del todo inalcanzable en aquel momento de la vida mortal del Señor para esos hombres endurecidos, carnales y cuyos entendimientos se hallaban del todo embotados, cerrados a cualquier realidad sobrenatural.

¡Y se creían representantes de Dios sobre la tierra!

Nosotros, admiremos, contemplemos esa realidad maravillosa de la vida intratrinitaria del Señor durante su vida mortal, para aprender a vivirla, ya que por pura Gracia de Dios, los divinos 3 viven en nuestros corazones, ya que creemos en Jesucristo y su Palabra siempre se cumple: "Aquel que me ame, Yo le amare y Mi Padre y Yo vendremos a él, y haremos morada en él."

Escuchemos la Palabra encarnada, al Padre Origen de todo y al Amor divino, Espíritu Santo, que nos vivifica, que si nos habitan, nos hablan. Hagamos silencio, oremos, escuchemos y dispongámonos a obedecerles, con la Gracia de Dios.

8 may. 2018

Evangelio según San Juan, 7, 28-29





28. Jesús, enseñando en el templo, gritó y dijo: Vosotros me conocéis y sabéis de dónde soy: y yo no he venido de mí mismo, pero el que me ha enviado es veraz, aunque vosotros no le conocéis.

29. Yo le conozco, porque procedo de El, y El me ha enviado. 

(Evangelio según San Juan, 7, 28-29) 



¡Qué fina ironía usaste, Señor! Ellos creían que te conocían, los fariseos, "todo-sapientes", y no sabían nada de ti, ni de Dios tampoco. ¿Cómo pudieron hombres que pretendían representar a Dios sobre la tierra, caer en distorsiones tan flagrantes de todo cuanto los personajes santos de la historia de Israel les habían transmitido de parte de Dios? Pues podían y cayeron, porque solo vivían para  y por el poder temporal. Ese veneno mortal que aniquila toda ansia de Dios verdadera, y la sustituye por el ansia de más poder y posición, más dinero, más prestigio, etc.

Vosotros no conocéis a Dios, porque nisiquiera le buscáis. 
¿Y pretendéis hablar en su Nombre?

Jesús le conoce, porque es Dios de Dios, Luz de Luz, porque procede del Padre divino que le ha enviado a la tierra, Palabra encarnada en María Inmaculada, hecho hombre de verdad. Tan verdad, que los ciegos de poder, no veían más allá de su propias pasiones, y de la simple apariencia de un hijo de carpintero, con supuestas ínfulas de Mesías, tan solo veían que les restaba protagonismo ante el pueblo y les contradecía en sus pretendidos mandatos divinos.

"Yo le conozco.", les dijo el Señor.

yo creo, Señor Jesús, que tú conoces perfectamente al Padre y te ruego me permitas poder entrar a su divina Presencia y aprender poco a poco a conocerle como Tú, para saber cómo desea que le sirva mejor.

7 may. 2018

El Dios de Amor divino comparte su Gozo con nosotros, en la oración







 Estoy contento de que mis hijos sepan apreciar y agradecer mis muestras de amor y cariño.

Os amo con todo mi Ser y pronto vuelvo, queridos mios, muy pronto me veréis y juntos seremos felices en la casa de Mi Padre, vuestro buen Padre del cielo.

Amados mios todos, rezad, orad, perseverad en la oración , uníos a Mí por el Amor, conocedme leyendo Mi santa Palabra, poned por obra todo cuanto en la oración lográis comprender, con ello recibis las gracias que os capacitan como hijos, para vivir a imagen Mía en todo momento y lugar.

Soy feliz de ver a mis pequeños humillados, doloridos pero llenos de esperanza y confianza en su Señor.

Ese Gozo grande y perdurable lo comparto con cada uno de vosotros.
Vuestra oración es un tiempo divino, junto a Aquel que tanto os ama.
No convirtáis la oración en un acto mecánico.
Orad desde lo profundo del propio ser, pues así accedo por el Amor a vuestro interior de tal forma que logro sanar heridas del pasado, purificaros de todo pecado, y concederos toda gracia para vivir santamente.
Tened fe, tened confianza y sed hijos felices del Dios que comparte con vosotros su Alegría eterna

Recibid Mi Bendición de hoy, una y trina.

Somos UNO, por el Amor.